Connect with us

El retorno de Phlippe Gilbert

Ciclistas

El retorno de Phlippe Gilbert

El retorno de Phlippe Gilbert

Cambrils Automatico Posts

Año impar, año de Philippe Gilbert, año que el valón volvió a casa, a vestir de azul, color Quick Step, camino conocido, como cuando corría en el Lotto. Tantas temporadas después, volvió Gilbert, atribulado por el periplo de BMC, lleno de curvas, sin los resultados apetecidos, apariciones esporádicas y un bagaje alejado de lo que prometía ese corredor que en 2011 firmó una de las mejores temporadas de los últimos tiempos.

Cuando Philippe Gilbert dijo que se iba del equipo “rossonero”, afilamos lápiz, vimos qué pasó, las caras largas que muchas veces describieron sus sensaciones y supimos que sólo podía ir a mejor. Lefevere, el tipo que maneja estrellas, tuvo muchos de los grandes, pero no a todos, le faltaba uno, quedaba Gilbert. Al final lo ha tenido.

Entre los personajes de la campaña que languidece, queremos empezar por una leyenda que anida en el presente, tras mucho tiempo en un tono bajo, en un perfil alejado de lo que se esperaba de él

Valón, azul, maillot tricolor belga, ganador en Flandes. ¿Afrenta? Lo dudamos, porque ciclistas como Philippe Gilbert son queridos y apreciados, no importa la bandera, es la enseña del ciclismo, el ciclismo entendido como algo bello, que trasciende, y transmite sentimiento.

La locura de Flandes, el despertar de la bestia, a más e cincuenta kilómetros de meta, una ráfaga, en el regreso de la capilla Tom Boonen allanó la carretera, quitó los adoquines, y Gilbert voló. Empezó el espectáculo, se acabó la fe del resto.

Gilbert ganó a lo grande, unió Flandes a Lieja y Lombardía, en ese raro encaje de cinco monumentos que barrunta conseguir un día. Cosa grande, casi imposible por edad y condiciones: San Remo es una lotería, Roubaix, un infierno.

Endura LDB Summer 2019 – ROT

Sea como fuere, hay carreas y carreras, Gilbert quiere, ama la Amstel, la clásica de la cerveza que por fin despertó del letargo de aburrimiento y tedio de las últimas ediciones para ofrecernos uno de los duelos de primavera, el Kwiatko- Gilbert, un pulso de iguales que se llevó el segundo porque sencillamente iba enchufado.

Flandes y Amstel hablan de la amplitud de la hazaña, como la suma de La Panne, asaltando la cuesta de la capilla para postularse a ser un grande de la primavera. Ese día lo dijo, «quiero Flandes», lo hizo.

Philippe Gilbert, su vuelta ha sido una de las noticias de la campaña, sin duda, y ahora apunta a más poder, a más protagonismo, con Boonen retirado y talentos en otros equipos. ¿Seguirá de dulce?

Imagen tomada del FB del Quick Step

Endura LDB Summer 2019
Clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Facebook

Lo más popular

Categorías

Más en Ciclistas

Inicio