Connect with us

La dignidad de Chris Froome está por encima de todo

Tour - Chris Froome JoanSeguidor

Chris Froome

La dignidad de Chris Froome está por encima de todo

La dignidad de Chris Froome está por encima de todo

Tiempo de lectura:2 Minutos

Dignidad, lucha y estómago define el Tour de Francia para Chris Froome

 

 

Por primera vez Chris Froome no ha sido el plan A.

Por primera vez, el Team Sky, y mira que eso es difícil, se plantaba en el Tour de Francia con dos bazas declaradas.

No quizá de forma explícita por el staff, pero sí por parte de los propios corredores.

Desde inicio de año, Geraint dijo que él, le sabía mal por Chris, pasase lo que pasase, iba a por el Tour.

 

 

Las ambiciones del que ya es ganador del Tour 2018, junto al Giro que pesó en las piernas de quien defendía el título del Tour de 2017, fueron la alienación de los astros.

 

 

Froome nunca fue el plan A

Nos costó darnos cuenta, hasta la cima del Portet.

Mientras Nairo saboreaba su etapa, comprendimos que Froome no había sido la primera carta de su equipo.

Costó verlo en la carretera, porque Froome, sin estar súper, tampoco había demostrado flaqueza.

Por ese mismo hecho, porque su máscara no se cayó hasta el corazón pirenaico tuvo más mérito aun que Froome no hiciera valer su dorsal uno en el equipo.

Porque el Froome de este año no era el de otras veces, cierto, pero su sola presencia, y la de su equipo ya intimidan.

Si Froome hubiera pulsado el botón rojo, el Tour a temblar.

Ni más ni menos.

  

 

Pero pasaron las jornadas, y el temido ataque de Froome no llegó, ni siquiera la falacia de montar un teatrillo que quitara a Geraint de la cabeza.

Eso, en Froome, que padeció el peso del liderazgo negado en tiempos de Wiggins, no nos lo hubiéramos imaginado.

Pero cosas peores hemos visto.

 

El orgullo de Froome

Sin opciones de victoria, sacado del podio por un Primoz Roglic esplendoroso en el Aubisque, se nos antojaba complicado verle pisar el cajón de París.

Y sin embargo lo va a hacer.

Cuando firmó en la crono su acceso a la tercer plaza, sobre un rival en el papel mejor contra el reloj y crecido, comprendimos que este inglés que ha convivido con lo peor de este deporte, incluso después de doblegar cuatro veces el Tour, es uno de los grandes.

Sí, así de claro y sencillo.

Froome ha tenido los medios, dinero y gente que le han facilitado desmontar su positivo, al punto de revertir la situación.

Su proceso se ha explicado mal, su resolución peor. 

 

Siempre pensamos que no debió tomar parte del Giro que ganó.

Pero chicos, él se agarraba al resquicio legal y a la presunción de inocencia extirpada del ciclismo.

Y le salió bien.

Y en medio de ese ambiente viciado, cargado y tenso se ha sacado un Giro más un podio en el Tour.

¡El mismo año!

Eso no lo cuenta nadie desde hace veinte años.

 

Froome gustará más o menos. Atraerá más o menos. Pero es un corredorazo, un ciclista de época, de la suya como otros tantos hubo de las suyas respectivas.

Y eso no lo podemos negar, porque sería esquivar la mayor.

Cuando Froome se pone un dorsal es para entregar lo mejor de sí, e incluso aceptar, como ha sido el caso, que el triunfo le corresponde a un compañero.

 

Froome no le ha regalado el Tour a Thomas, pero ha contribuiído, qué duda cabe.

Y en su haber, en su palmarés de ensueño, se lleva nuestra admiración y respeto, porque la vida no se lo ha puesto nada fácil.

Imagen tomada de FB de Team Sky

INFO

El nuevo Cruz Roof wheel carrier es un portarruedas de techo compatible con la mayoría de ruedas delanteras de bicicletas.

Clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Más en Chris Froome

Patrocinado

Inicio