Connect with us

El Tour, la carrera que todo el mundo espera y acostumbra a decepcionar

Tour carrera decepcionante JoanSeguidor

Opinión ciclista

El Tour, la carrera que todo el mundo espera y acostumbra a decepcionar

El Tour, la carrera que todo el mundo espera y acostumbra a decepcionar

Tiempo de lectura:2 Minutos

La sensación de vacío invade el buen aficionado ciclista cada vez que acaba una etapa del Tour

 

No hay carrera ciclista que se mida al Tour de Francia.

Para algunos el ciclismo de hecho sólo existe en julio, y todo lo demás, es un largo penar donde el ciclismo no entra en los favoritos de su escritorio.

Lo apreciamos mucho en el miundo anglosajón, con el seguimiento que hacen del Tour, y también la ingente producción documental que existe sobre la carrera.

 

Pero que el Tour sea lo más esperado, no siempre significa que plazca más.

Los mejores siempre van al Tour

Hay una prerrogativa clave en el Tour, y es que es la carrera que por sí sola justifica el presupuesto anual de un equipo.

Con esta verdad, se pueden entender muchas cosas.

  

Por ejemplo que Francia mantenga tantos buenos equipos, incluso sin ganar su carrera desde hace casi 35 años.

Pero también que el peso de la responsabilidad es tan grande, que fallar en el Tour, es fallar todo el año.

Hay miedo, pavor a perder lo logrado.

Equipos enteros vertidos a objetivos que para el espectador no se justifican, pero que para ellos son vitales, por un sistema de puntos que no está ideado para el espectáculo.

Y así vemos a gente defender su décima plaza o a bloques verter su talento en la general por equipos.

Una situación que en cualquier otra carrera, con menos en juego con menos corsés, no se da.

Como tampoco se da la repetición casi extenuante de un modelo de recorrido que no ofrece nada nuevo ni incentiva la aventura.

El Tour son tres ciclos desde que la tierra es redonda: primera semana, Pirineos y Alpes.

Pueden variar el orden de las cordilleras, pero la variedad que ofrecen Vuelta y Giro no se da en el Tour, que sin embargo ha cambiado algo su guión respecto al patrón que traía a medida desde hacía tiempo.

Así las cosas, el Tour se convierte, paradójicamente, en la carrera más sencilla de controlar por un equipo que le tome la medida.

Eso es un equipo que tenga un líder muy fuerte y varios gregarios que anden lo mismo, o más, que los rivales.

Y sí, es la descripción del Team Sky y la realidad que impone.

Pero el Tour no es sólo la general

Desde hace un tiempo, por eso, con la general y todo lo gordo bien atado por los ingleses, luego hablaremos más de ellos, el Tour nos abre la ventana a una clásica diaria.

Es una serie de capítulos que no siempre van conectados y que por separado son tremendos espectáculos.

Las llegadas al sprint, la carrera de gente como Van Avermaet, Alaphlippe, Sagan… corredores top, que nunca ganarán el Tour, pero que saben entretener.

Incluso si nos apuráis, la carrera, al menos este año, ha tenido pasajes bonitos.

El final de las dos etapas alpinas, la jornada corta, la del Tourmalet-Aubisque.

Son jornadas que merecieron la pena.

En fin, que nos toca esperar otro año para volver a vernos en las mismas: toda la expectación del mundo en una carrera que deja sabor agridulce.

Pero es el Francia, y como dicen ellos “c´ est le Tour” y con ello llevan viviendo más de cien años.

Imagen tomada del FB de Team Sunweb

INFO

El gravel, ese concepto que está al caer… 

Clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Más en Opinión ciclista

Patrocinado

Inicio