Connect with us

En una palabra, Alejandro Valverde es admirable

La Vuelta Valverde joanSeguidor

Alejandro Valverde

En una palabra, Alejandro Valverde es admirable

En una palabra, Alejandro Valverde es admirable

Cambrils Automatico Posts

La Vuelta de Valverde es para enmarcar y no apostábamos por ello

Qué imagen esa de ver el líder de esta Vuelta, el rojo de Roglic, con el ganador de la Vuelta de hace diez años, Alejandro Valverde.

Primero y segundo, mano a mano, como en las grandes contiendas, si nadie, solos, hacia lo alto.

Qué imagen la de Alejandro Valverde atacando desde abajo, a fondo, sin mirar, sin pensar, desconectando la mente de las piernas, aislándose del dolor al que parece inmune, ajeno, a sus casi cuarenta primaveras.

El segundo de la general, el ciclista del arcoíris dándonos una lección, otra, que su poder su marchita, que sus ganas todo lo pueden, que no vislumbra el final, ni siquiera lo contempla.

La Vuelta a España que está protagonizando Alejandro Valverde, la década de su primera y única grande, nos enervado a veces, nos ha sorprendido otras, pero finalmente nos rinde ante un corredor cuya grandeza será como la de ese imperio en el que nunca se ponía el sol.

RH Hoteles Movil

 

Berria 2020 -gif

La Vuelta de Alejandro Valverde supera toda nuestra capacidad de admiración.

Faltan nombres gordos, dirán algunos, es cierto, pero son los que hay, como los que estuvieron en cada momento de la historia, y dejaron de estar.

Faltan etapas de gran fondo.

La Vuelta no es el Tour, la Vuelta no es el Giro, seguirán diciendo.

Lo que queráis, este tipo no se consume, no se rinde, se reinventa… y posiblemente acabe cediendo, como otras veces, pero deja eso que enamora, que se tiene y no se entrena: carisma.  

Los campeones son campeones en el momento, las leyendas son aquellos que, cuando dejan su deporte, te regalan un poso de eterna grandeza, de volver cuando esperabas que no volverían, de seguir cuando los dabas por amortizados, se sacar siempre la cabeza.

DT-Swiss 2019

 

Y en eso, señoras y señores, Alejandro Valverde es único.

Y lo admitimos, en el mismo cuaderno donde dijimos que no le veíamos para ganar la Vuelta, que siempre tiene un día malo, que se empeña en un registro -el de top tens en las grandes vueltas- que no le vemos la gracia más allá de los libros.

En el mismo cuaderno donde dejamos escrito que no entendíamos a qué había ido Valverde al Tour.

Pero como bien supimos hace tiempo, Alejandro Valverde tiene la capacidad de ponerse todo eso en la espalda, y seguir, la tiene ancha, musculada, tullida a veces, pero siempre presta a cargar con lo que sea y tirar.

Suunto 5 –  Summer img1

 

Cruz SQR

 

Y ahí estuvo, con todos los riesgos que ello entraña, saliendo directo y como una flecha a por el rojo de Primoz Roglic, que no habrá sufrido, quizá, pero que se tuvo que llevar un buen calentón en el pie del Acebo para soldarse a la rueda de su gran rival, un tipo del que sabe puede aprender mucho… y casi todo bueno.

El ataque de Alejandro Valverde en un puerto así, a estas alturas de carrera, con esa dureza, habla de un corredor que no maneja fecha de caducidad ni firma nada.

Lo dicho, repetimos, es admirable.

Cambrils Movil 300×100

 

SQR – GORE
SQR-Gore2

 

No pudo, cierto, corrió el riesgo de ser remachado por el líder, sobre el papel, y en la imagen, más fuerte que él y que todos, pero tejió el argumento de los grandes de siempre, cuando todo está en contra, cuando todo parece perdido, prosigue, insiste, quizá un día descubras que por esa grieta hay camino, y hasta te lleves una sorpresa.

Cuarenta primaveras, mil batallas, decenas de rivales, millones de críticas, las primeras las nuestras muchas veces, que no siempre, y Alejandro Valverde es el corredor que siempre vuelve, que no deja puntada sin hilo, que no permite relajo, ni a sí mismo ni a los suyos.

El «Recomendador» de Tuvalum, ese amigo fiel

¿Pagará la machada del Acebo?

Entiendo que no, pero no importa, por primera vez en mucho tiempo creemos que estamos en paz con Alejandro Valverde, cuestionándole ese calendario, esa obsesión por el Tour, por la Vuelta a Murcia, a sabiendas que lo suyo era caza mayor en otros terrenos, en parajes vírgenes para el ciclismo español.

Ahora miramos atrás, y no sabemos si todo lo que ha quedado en el camino fue fruto de un plan o del trazo de un genio, pero le ha dado a todo y en todo ha rascado bola.

Alejandro Valverde Belmonte, no sabemos qué le queda, pero en El Acebo, con ese ataque, esa grandeza, nos ha ganado para la eternidad y por un momento hemos tenido miedo de un ciclismo sin él…

Endura LDB Summer 2019
Clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Facebook

Lo más popular

Categorías

Más en Alejandro Valverde

Inicio