A Vincenzo Nibali no le va a valer la segunda plaza del Giro

Si está Nibali, el Giro no acabará hasta la última raya de meta

En este ciclismo hay dos tipos de corredores, los que siguen pies juntillas las instrucciones que brotan del pinganillo, y los que en algún momento toman decisiones por su cuenta, exhiben riesgo y a veces ganan.

De estos hay más de los que nos imaginamos, casi todos los capos fueron cola de ratón, o elefante, alguna vez, y casi todos los capos, llegado el momento, dieron el paso adelante para postularse.

Gravel Ride SQR – 300×250

 

SQR – Cerdanya Cycle

 

En este Giro hay uno de los corredores con más prestigio en el pelotón actual.

Es Vincenzo Nibali y éste no espera

 

DT-Swiss Junio-Agosto

 

No lo tiene sencillo, porque Richard Carapaz está fortísimo y Primoz Roglic sigue contando a pesar de la jornada que tuvo que pasar por el lago de Como.

Vincenzo Nibali ya lo ha tenido complicado otras veces, pero lo suyo no es renunciar.

Si miramos atrás nos daremos de bruces con la historia de un siciliano que es querido en toda Italia como el hijo que todas las madres quisieran tener.

Si miramos hacia atrás, veremos que las cuatro grandes que ganó Vincenzo Nibali tuvieron su miga, y ésta no fue suficiente para amilanar el afilado ciclista de Messina.

 

Aquella Vuelta de 2010 fue la carrera de la supervivencia tras la caída de Igor Anton en la antesala de Peña Cabarga y el hundimiento de Purito en la crono de Peñafiel, uno de los peores recuerdos del catalán sobre la bicicleta que le valió hasta las chanzas del eternamente talentoso Dimitry Konishev.

Nibali caminó en el filo en la Bola del Mundo, tras Ezquiel Mosquera, pero lo aguantó y ganó.

El Giro de tres años después, con todos mirando a Brad Wiggins, ganador vigente del Tour, a Cadel Evans, el anterior al británico… Nibail, callado, hizo e hizo y acabó ganando bajo la nevada de Lavaredo.

 

Tour de 2014, el sol no se ponía entre Froome y Contador.

Ambos acabarían fuera de carrera y Nibali emprendería un paseo de amarillo hasta París, pero antes de irse, los dos favoritos probaron el mordisco del «squalo» en la llegada Sheffield, donde nadie tuvo agallas a seguirle bajo la lluvia.

Y el Giro de 2016, una carrera que Stven Kruijswijk tenía ganada a 48 horas del final hasta que en el Agnello y su descenso Nibali dio cuenta de su rival, porque planteó la carrera como un terreno minado, de guerra, un hostigamiento que provoca errores y con ellos perder grandes carreras.

SQR – GORE

 

Este es Vincenzo Nibali, el mismo que sacó a Froome de una Tirreno que tenía ganada en el diluvio universal, el mismo que se adelantó a los velocistas en San Remo, el mismo que ha ganado dos Lombardías, lo más al norte de la bota, allí donde le quieren como si hubiera nacido entre esos montes.

En el laberinto de Como, Vincenzo Nibali reeditó su «performance» de Lombardía y puso la carrera al límite.

Nacex te lleva la bicicleta donde quieras

Exigió lo mejor de Carapaz y descolgó a Roglic y Landa.

No le vale la segunda plaza, sólo cuenta la victoria.

Y eso lo llevará adelante hasta el final.

Cambrils Square Agosto

 

Por eso, esperamos al mejor italiano en la tercera semana, ahí donde todos flaquean y la carrera se hace pesada.

La semana en la que el fondista de nacimiento toma las riendas y hace pequeñas exhibiciones como las de Civiglio, el único sitio donde el siciliano ha hecho daño en este Giro, el lugar donde pasó de las palabras con Roglic y Yates, a los hechos consumados.

Si esta semana final del Giro merece mucho la pena, es por que, entre otras cosas, Nibali está en la pomada y no va a parar.

Imagen: FB Giro d´ Italia

 

 

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.