Estos fueron los rivales más íntimos de Miguel Indurain

Tuvalum

Entre los rivales de Indurain se cuentan tres generaciones

Cinco Tours y dos Giros, a ello sumado un buen número de éxitos, no fueron pocos los rivales con los que Miguel Indurain se cruzó por el camino, un recorrido de casi una década.

Entre ellos hubo todo tipo de corredores.

Los más obvios fueron los de la generación del 64, con Breukink, Bugno y Alcalá junto al mismo Miguel.

Chiapucci era un año mayor, Ugrumov y Rominger, tres, junto a los mayores de entonces que iban desde Fignon a Lemond, pasando por Roche y el propio Perico, añadiéndose con el tiempo ciclistas como Olano, Berzin, Ullrich, Pantani…

En definitiva una amalgama de corredores, ahí no están todos, entre los que surgieron momentos épicos que  hoy miramos con ojos nostálgicos.

¿Cómo no mirar así La Plagne, Sestriere, Marmolada… esos años?

Fueron tiempos de heroísmo, incluso también de controversia, muchos de esos ciclistas ya sabemos cómo acabaron, aunque algunos quieran mirar para otro lado, pero fue en el cogollo de todo eso, donde cimentamos el amor que le tenemos a este deporte.

Oreka Training
Cruz 400×400
Cambrils 400×400 OCT20

 

Los sucios noventa nos engancharon al ciclismo.  

Así las cosas Miguel Indurain irrumpió en el ciclismo que mamó de las ubres, directamente además, de Bernard Hinault.

En un grado inferior Stephen Roche -quien dijo que Indurain no era un auténtico campeón- coincidió en alguna contienda con el gigante navarro, aunque serían Greg Lemond y Laurent Fignon quienes le sufrirían en sus carnes.

Hete aquí la famosa crono de Luxemburgo y el doblaje, triple, firmado por el navarro.

Una hazaña, no se puede describir de otra manera, que Laurent Fignon tildó como increíble, cuando saliendo seis minutos más tarde, Indurain dio cuenta de él en el tramo final.

Indurain había sido espectador directo del duelo de Fignon con Lemond, Tour de 1989, una visión privilegiada de la mejor edición de los tiempos modernos .

Esa leyenda, ese dominio americano, cayó por la borda con la irrupción de Indurain, un par de años después.

El americano, en ese momento, en ese lugar, justo en la coronilla del Tourmalet, le daría en mano la corona de la mejor carrera del mundo.

Despegaba entonces la leyenda de Indurain a lomos del caballo más desbocado que le tocó domar, Claudio Chiapucci

Juntos construyeron un monumento a la historia del ciclismo en las laderas de Val Louron, aquella tarde julio.

En esa cabalgada pudo estar Gianni Bugno, pero no salió con Claudio en el llano posterior al Tourmalet y se perdió la fiesta.

Si un día nos pedís quiénes fueron los rivales más genuinos, directos y cercanos Miguel Indurain hablaríamos de Claudio y Gianni.

Rivales íntimos de Miguel Indurain, querríamos decir, aquellos en los que pensamos primero cuando relatamos la concurrencia del momento.

Como Tony Rominger, quien ganó mucho esos años, pero que con Indurain tendría un solo duelo genuino, ocurrió Tour del 93, aquellas tardes de Isola 2000, Saint Lary, pero sobre todo Serre Chévalier y el previo Galibier.

Indurain Rominger JoanSeguidor

No coincidieron mucho suizo y español, pero su rivalidad se llevaba en la distancia en tiempo y lugar: el récord de la hora que Rominger batió dos veces, nada menos, partiendo del que había establecido Indurain.

Ellos son los primeros en quien pensamos cuando hablamos de los rivales de Miguel Indurain.

Pero no perdamos el hilo, por que en esos años dos ciclistas aparecieron desde el GB-MG: primero Franco Chioccioli, efímero en la película, pero intenso con aquella cabalgada de Imola como gran momento, Giro del 92, y Zenon Jaskula, el frío polaco que popularizó el término «goma» mejor que nadie para ganarse un hueco en el podio del Tour del año siguiente.

Relativamente breves fueron también Moreno Argentin y su troupe formada especialmente Eugeni Berzin y Piotr Urgumov.

Ugrumov anduvo como un tiro en el Giro del 93, aquella etapa de Oropa, y luego en el Tour del año siguiente, trepando y trepando hasta ser segundo, aunque sin amenazar de forma directa el liderazgo de Indurain.

Argentin fue maestro de ceremonias confabulando contra Miguel en sendos Giros

En el primero Ugrumov se quedó en el camino, en el siguiente dio en la diana con Berzin, infringiendo la derrota más dura de todo el «ciclo» Indurain.

Pero Berzin llegó, ganó y se fue, así, con la misma naturalidad que entró, salió de escena.

Duró más Marco Pantani, el ciclista que tronaba hacia arriba que co-protagonizó la etapa más demencial jamás vista, aquella de Aprica, Giro del 94, junto a Sestriere el día que las palomitas no daban de sí ante la televisión.

Pantani fue una constante ante Miguel en sus últimos dos años en lo más alto y acompañó al mentado y a Olano en el podio del mundial de Colombia.

Aquí también hay que citar a los ONCE…

Alex Zulle estuvo siempre ahí, pero nunca tan cerca como en el último Tour: mientras el suizo volaba en La Plagne, Indurain destrozaba, uno a uno, el grupo trasero.

Zulle tenía potencial para estar con Indurain en muchos momentos, pero siempre le fallaba algo.

A veces una mentalidad que sí tenía Laurent Jalabert, posiblemente el más coral de los rivales de Indurain.

El francés se cruzó con él muchas veces y no sólo en el Tour, aunque aquí la jornada de Mende siempre será esencial.

El epílogo de esta historia de grandes nombres se escribe con el de un percherón y alto danés que interrumpió el ciclo de seis Tours.

Bjarne Riis -con Jan Ullrich- fue posiblemente el último de los rivales de Miguel Indurain y en su recuerdo se entremezcla la amargura de la derrota con todo lo que le vino después.

Pero fue otra historia, la que centró ésta habla de los rivales de Miguel Indurain, cuyo sólo relato y ubicación temporal nos da la medida de lo grande que fue ese periodo.

Gore 400×100 MArzo2020

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.