El continuo daño a la imagen del ciclismo y del ciclista

Algunos pros siguen sin entender que a ellos también les va en una buena imagen del ciclismo

La presión sobre un ciclista profesional es mucha, posiblemente los simples mortales no somos capaces de imaginarla. Pero la imagen del ciclismo también debería pesar.

Son decisiones que conllevan segundos, a veces ni eso, pero son decisiones que hoy en día, generan imágenes que corren como la pólvora y se perpetúan en la red y en la mente de la gente y la imagen del ciclismo y de ciclista quedan tocadas.

Esto fue el camino para Roubaix hace tres años…

El campeón de Francia vigente, Arnaud Démare, se come literalmente un paso a nivel segundos antes que la barrera bajara para que pasar un TGV, que como rezan sus siglas en francés, iba a «toda velocidad».

Una secuencia que entonces abrió telediarios y protagonizó zappings de medio mundo.

De aquella Roubaix muchos medios no dieron cuenta del triunfo de John Degenkolb, en cambio sí que abrieron con el salto a la vía de varios ciclistas.

El miércoles Arnaud Démare era expulsado junto a otros treinta y pico ciclistas, algunos renombrados y con opciones de ganar, como el neerlandés Dylan Groenewegen, del Gran Premio Escalda porque se saltaron un paso a nivel.

Démare argumentaba que…

… no le dio tiempo a reaccionar cuando el semáforo se puso rojo. E incluso que ya tuvo que comparecer citado al cuartelillo de Valenciennes en aquella Roubaix, que por cierto era del 15 y no del 14.

Aquella vez como esta, Arnaud Démare no debía seguir en carrera, ni él, ni los que le siguieron en la temeridad.

Entiendo que la tensión, la presión, la responsabilidad y todo ello pesan, pero también pesa la integridad física de uno mismo e incluso la imagen del ciclismo.

La imagen del ciclismo entredicho

En domingo pasado, en Flandes, a más de cincuenta de meta Luke Rowe fue cazado por el helicóptero esquivando gente por la acera. En un momento de tensión previo a un muro, en un bandazo, salió hacia la derecha y acabó entre el público.

En lugar de bajarse siguió sorteando personas para no perder tempo y volver al grupo.

Le expulsaron.

Y ahí también hubo contrapeso para la imagen del ciclismo, porque corrió como la pólvora por las televisiones y redes.

Y ahora tenemos Roubaix…

El año pasado Philippe Gilbert subía hacia el Kappelmuur por las aceras, sorprendiendo incluso a vecinos que ponían un pie en la calle…

Sabemos, lo repetimos, que hay presión, responsabilidad y esas cosas, pero como decía la abuela, bien está lo que bien parece.

La imagen del ciclismo en entredicho, por los propios pros, como otras cosas que se hacen y ya hemos comentado.

Las cosas no están sencillas y cualquier rendija se aprovecha en un momento que, por lo demás, ya veis cómo está con el atropello de nueve ciclistas en Mallorca.

Cualquier paso en falso en términos de percepción le quita hierro a cualquier incidente por desgraciado y negligente que sea.

Creo que en esta batalla, los primeros interesados son los propios pros y ellos, no acaban de creer en este propósito más allá del resultado que deben conseguir para sí mismos y el equipo.

Imagen tomada del FB de Scheldeprijs

 

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.