Luis León Sánchez no deja indiferente

La clase de Luis león Sánchez denota que siempre pudo haber dado más

Recuerdo la primera vez que supe de Luis León Sánchez, ha llovido, vaya si ha llovido.

Era Copa de España en Terrassa, amarillo imponente, lideraba la clasificación junior.

Tramo final de Les Estenalles, un clásico de la zona, pasillo de gente y el grupo emergía al ritmo del líder, poderoso, acompasado, acoplado a la máquina, ancho de espaldas, angulado, era un rodillo.

Un ciclista dotado de una clase excepcional, en un cuerpo fino, pero el grado justo de corpulencia.

Manolo Saiz ya gestionaba su suerte en aquel Würth que alumbró una generación compuesta por Luisle, pero también por Alberto Contador, Carlos Barredo y otras figuras que no acabaron de explotar, recuerdo al hermano de Purito, Alberto, y Jordi Grau.

De aquella generación emergió Luis León Sanchez que ahora mismo camina más allá de los quince años de profesionalismo, quince años que no dejan indiferentes…

DT-Swiss Junio-Agosto

 

En este tiempo Luisle ha dado de cal y de arena

Un corredor que en su día lamentamos no diera más, que no exprimiera a fondo esa clase de rodar y ese poder de pedalear en pos de no sabemos qué.

¿Podría haber dado más, más veces?

Ese es el problema, que no deja indiferente, que cualquiera que aprecie el buen ciclismo, disfrutará viéndole ahí, marcar un estilo que sería la foto de cualquier manual de ciclismo, un compendio de saberes y haceres que seguro harían fortuna en las mejores escuelas.

En ese tarro de esencias Luisle nos dejó aquel final de vértigo de la París-Niza que le ganó a Contador, una carrera que éste tenía en la mano, hasta que chocó ante el talento de la roca murciana, un episodio que hasta valió la chanza de Lance Armstrong sobre su impulsivo compañero de equipo.

Gotas que dejaron poso en el mismo Tour de Francia, culminando obras individuales que acabaron con el de Mula enfocando al cielo, dedicando el triunfo, saboreando la victoria.

Todo con clase, con un motor sin límite una categoría que de esas que percibes y cuentas con los dedos de la mano.

Selle Italia
Castelli GIRO
Cruz 400×400

 

Por eso siempre nos surge la pregunta ¿podría haber dado más Luisle?

No lo sabremos, pero el tiempo nos dio otra muesca, ese Campeonato de España que lucirá en su celeste de Astana, un triunfo que para muchos bautiza la mala suerte de Jesús Herrada, pero que se fragua en el trabajo de equipo, excelente Gorka conteniendo a los Cofidis, y el remar y remar, cuando todo pintaba que el rojigualda se iba hacia Cuenca.

Por cierto, precioso desenlace de lo Campeonatos de España, carrera al sol, corrida a lo silvestre, entre excelentes ciclistas, que ganó muchos enteros sin el yugo del Movistar.

Una carrera que regala una pieza ansiada para este corredor que, aunque siempre non consuma con la duda, nunca nos dejó indiferentes.

Imagen: FB de la RFEC

Gore 400×100 MArzo2020

 

 

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.