¿Se puede dar positivo a los noventa años?

Tuvalum

Un ciclista nonagenario que da positivo suena a broma pesada

El ciclismo, la vida en general, te regala muchas veces historias que parecen sacadas de cine o ciencia ficción.

Pero lejos de ser material de celuloide, la realidad escribe guiones que muchos quisieran para sí en una sala de butacas.

Leemos en Cyclingnews que un ciclista norteamericano de noventa años de edad ha dado positivo en los campeonatos estadounidenses de pista.

Toma ya.

Carl Glove ha hecho pitar las máquinas el pasado mes de julio.

Se colgó el oro en la persecución, compitiendo solo y siendo poseedor el récord del mundo de su edad.

La máquina saltó por una sustancia que trata los problemas de fertilidad.

Toma ya.

Y no contento con eso, la explicación a ese positivo nos retrotrae a historias no muy lejanas: Carl Glove lo achaca a una carne contaminada, cenada la noche de antes.

Toma ya.

Así las cosas, y pintado el cuadro, lo cierto es que resulta increíble todo: el personaje, la historia, el motivo…

Pero lo que también llama la atención es la ristra de comentarios indulgentes del tipo «competir con noventa años es un logro en sí mismo».

Es decir, que por el mero de hecho de seguir competitivo a tan avanzada edad, tienes venia.

Eso es lo que desprendemos de algunos comentarios de ese público, de perfil anglosajón, que se escandaliza con otras historias que no parecen sacada de un tabloide.

Que un ciclista de noventa años haga saltar los controles antidopaje es para hacérselo mirar

Por parte de los controles por si lo que dice, a la luz de lo aportado por el propio ciclista, es cierto y no es culpable.

Por parte del ciclista porque si de verdad ha dado positivo que se lo lleven por delante, tenga la edad que tenga.

Si la trampa trepa hasta estas categorías sería aberrante, primero por los valores que se le suponen a una persona que compite a este nivel con noventa años, y segundo porque juega, literalmente, con su salud.

Sea como fuere, la noticia ha prendido, corre como la pólvora por sitios que en la vida han hablado de bicicletas, salvo para demonizarlas, y al final pierde quien siempre pierde, y se salpica quien siempre acaba salpicado, eso es el ciclismo.

 

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.