¿Quién aspira a los entrenamientos de los profesionales?

Algunos entrenamientos de ciclistas profesionales superan la jornada laboral normal

Con la fecha de inicio de la remozada temporada 2020 marcada en el calendario, emergen por doquier cabalgadas increíbles que marcan distancia sideral entre los entrenamientos de los profesionales y el resto de los mortales.

Si en tiempo de confinamiento algún aficionado al rodillo se vio fuerte, incluso la lluvia de vatios que caía en alguna carrera resultaba insultante, que se dé un paseo por lo que están haciendo los pros a mes y medio de que el World Tour vuelva a estar en marcha, crucemos los dedos.

 

¿Qué se necesita para ser ciclista profesional? se cuestiona Andrés de Los Cuadernos del Ventoux en su newsletter.

Es una pregunta que ronda regularmente la cabeza de todos los aficionados.

La respuesta la ofrecen estos días algunos corredores, en plena puesta a punto de la temporada: jornadas de seis o siete horas dando pedales, solos, llueve o truene, a más de 35 km/h.

Egan Bernal es el mejor ejemplo: en su último entrenamiento recorrió 280 kilómetros a 38,4 km/h. 7:17:59 sobre la bicicleta. «Son datos, hay que darlos». Es una media salvaje para un solo ciclista y con 1.398 metros de desnivel. Quizá con moto.

Cruz 400×100 Banner Landing

 

Pasear por Strava estos días implica toparse con largos entrenamientos.

Algunos lo llevan al extremo: Rolland alcanzó los 337 kilómetros a 29 km/h (11 horas, 3.800 metros de desnivel).

Bardet subió el Galibier nevando y con la cabra.
El récord, eso sí, va para Calmejane: 400 kilómetros a 28,8 km/h, 13 horas de entrenamiento. Es un ejemplo excepcional. Pero uno indicativo y esperanzador para el aficionado: la temporada, al fin, se acerca. Los ciclistas ya ganan fondo.

WD-40 400×400
Gran canaria 400×400
Cruz 400×400

 

Entrenamientos de ciclistas profesionales que superan las horas de una jornada laboral, una vida sobre una bicicleta, y luego cuidarse, comer bien, dormir y descansar, esto es otra historia, amigos, no somos capaces de ni imaginarlo, en medio de la zozofra de una campaña interrumpida y los sables sonando sobre muchos patrocinios y el futuro.

No todos estamos hechos de esa pasta.

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.