Sunweb ¿por qué ha sido el mejor equipo del año?

Tuvalum

La imagen colectiva y armónica de Sunweb ha sido de lo mejor del 2020

Cualquiera que viera las campañas previas a la presente, podría imaginar que el escenario interno del Sunweb para el año que se acaba no era el más idóneo.

La salida de Tom Dumoulin era la punta de un iceberg que se trufaba con otras historias y malos rollos que viniendo de este equipo hasta nos podían resultar increíbles sabiendo cómo trabajan desde tiempos de Argos.

Sin embargo, si hay brillantez, trabajo y ganas se pueden superar casi todos los obstáculos y en Sunweb el método que llevan en el ADN acabó imponiéndose.

Hace poco más de un año hablábamos de Sunweb como un equipo venido a menos, como ese sitio de trabajo al que no gusta acudir.

Y lo hacíamos al albur de la salida de Dumoulin, pero también de la marcha de Eduard Theuns no hablando muy bien, junto a Ellen Van Dijk, cansada de no tener margen para pensar en el bloque femenino, Lennan Kämna, ya veis que Dauphiné + Tour hizo con Bora, Mike Teunissen, primer líder del Tour 2019, ya en Jumbo,…

Con esa merma de calidad sostenida en el tiempo, Sunweb afrontó el año que le ha ratificado, a nuestros ojos, como el mejor equipo del mundo.

Por que no sólo cabe ver el casillero para saber si la campaña ha sido fructífera, es también la variedad de nombres que pululan por vanguardia, la calidad de las victorias e incluso la imagen del equipo y la de Sunweb en el Tour y Giro fue brutal, a tal extremos que a veces pensamos que corrieron con más de ocho.

Oreka Training
Cruz 400×400
Cambrils 400×400 OCT20

 

Pero quien se quiera quedar sólo con las grandes italiana y francesa tendrán una imagen incompleta, ya la París-Niza fue un remanso para los neerlandeses de origen, con Tiesj Benoot metido hasta en la lucha por la general y Kragh Andersen anticipándose como uno de los grandes nombres de la campaña.

Y es que el danés es una delicia de ciclista, crecido en la polivalencia que corre por las venas ciclistas de ese país, que premia el trabajo y el método -mirad dónde está su cuarteta de persecución- Andersen puede ganar París-Tours, una crono y dar recitales en el mismísimo Tour.

Es un clasicómano en potencia que si mejora en la hora final, hemos leído, puede ser uno de los cocos que vienen y gran alternativa a la dupla Van Aert-Van der Poel.

Kragh Andersen fue cabeza de serie en el Tour, con el suizo Marc Hirschi, qué decir de su campaña, pero no os quedéis sólo en ellos, por que hemos leído que todos sus corredores han hecho al menos un top ten en el pasado Tour, una cifra brutal del nivel de presencia y armonía que lucieron esos días.

Y eso que tenían a Michael Matthews fuera de concurso, incluso tras ganar en Plouay.

El Giro fue la otra, meter dos ciclistas en el podio final es una foto impagable, pero lo es más viendo cómo supieron virar la estrategia cuando Kelderman se quedó en el Stelvio y no pararon a Hindley, una elección que les tuvo en liza hasta el final.

Visto ahora no sé si debió ser Kelderman quien trabajara para Hindley en Piancavallo y poner al australiano ante Tao, pero eso decirlo ahora es jugar cn ventaja.

La guinda de Casper Andersen en la preciosa París-Tours es eso, la palma que pone a los blancos en lo más alto de nuestras preferencias colectivas del extraño veinte veinte y con expectativas muy altas sobre el año que empieza en unos días.

Imagen: FB Giro d´Italia

Gore 400×100 MArzo2020

 

 

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.