La contundente renuncia de Dumoulin al Tour

Tuvalum

Mov_Gore

El no de Dumoulin al Tour va rodeado de una crítica integral a la carrera

En la historia reciente, en de largo plazo, «le Tour est toujours le Tour».

Una frase acuñada y establecida a lo largo del tiempo que aparece como dogma inamovible.

Una sentencia cincelada en roca que pasa cual testigo en un relevo olímpico de generación en generación.

Una verdad que todos, antes o después, acaban probando en sus propias carnes, algo como «si no estás en el Tour, sencillamente no estás«.

Pero ocurre que de un tiempo a esta parte en el hexágono han pedido el norte de los recorridos y el sentido de la justicia en los mismos.

Hace pocos días insinuábamos que Tom Dumoulin debería renunciar al Tour, lo hicimos con la boca pequeña, le veíamos en Francia y en julio.

Pero no, nos equivocamos, Tom Dumoulin es el primero de una lista de ilustres que hace pasar el Giro por delante del Tour.

Puede parece intrascendente, algo incluso casual, pero ojo, no son nombres menores, son corredores importantes que se han dado cuenta que ir al Tour, por ir, no merece la pena.

La renuncia de Dumoulin

Sin embargo en el caso de Tom Dumoulin, nos ha llamado la atención una cosa que no es otra que la contundencia de su equipo para explicar esta decisión.

El jefe del Sunweb ha venido a decir simple y llanamente que el Tour es una carrera bloqueada, que ha perdido el equilibrio, que margina las cronos y que no incentiva que los escaladores tengan que arriesgar.

Son declaraciones no menores, de uno de los mejores equipos del mundo.

Son declaraciones que nos suenan exóticas ante la normal sumisión de los equipos al Tour y lo que diga el Tour.

Es una bomba, lo entendemos así, que se diga esto en una historia en la que ASO, el Tour, tiene la sartén por el mango.

Es más el capo del Sunweb alaba el papel de Simon Yates en el último Giro, como «la última vez que hemos visto a un líder atacar».

En resumidas cuentas que el Giro es cien veces más excitante, deportivo y estimulante que el Tour.

Para un servidor que ha visto muchas imposiciones de la gran carrera a todos y cada uno de los equipos y corredores, estas declaraciones se salen de la norma.

No es un no corriente, es un desprecio a todo lo que el Tour está haciendo, como si sólo la inercia que le rodea, que no es poca, le valiera para seguir como un rodillo de voluntades.

Dumoulin se une a Yates, a Nibali y Roglic en la apuesta por el Giro.

Gobik ya viste al Caja Rural 

Nos alegra ver que hay perspectiva más allá de Francia y la gran carrera, que los ciclistas valoran algo más que el ROI que aporta el Tour a sus marcas…

Porque al final, lo que va en el envite es el ciclismo en sí y esa merecida fama de «deporte siestero» que se ha granjeado las tardes de julio.

 

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.